Imagen
Revista Literaria de Puerto Rico
Revista Confederación Literaria de Puerto Rico
Enlaces
Reconocimiento a: Revista Confederación Literaria de Puerto Rico
Comentarios Literarios
Narrativa Contemporánea
Literatura de Suramerica
BANNERS o LINK de Nuestros Amigos del Mundo
Análisis Literarios y Poemas de Iván Segarra Báez
Casa de Cultura Fredo Arias de la Canal y Otras Páginas Web
Banner o Link de Nuestro Amigos del Mundo Cibernético
Enlaces nuevo
Literatura Europea
Manuel Ramos Otero: Poeta del Polvo Enamorado
Literatura Latinoamericana
Historia de la Literatura Puertorriqueña : La generación de los Escritores del 1970 y las décadas anteriores
Productos nuevo
Productos nuevo
Productos nuevo
Ante la luz de un amor prohibido
 
Narrativa Contemporánea
   
   
Imagen
Puedes escribir un titular.
RESPUESTAS Y BUSQUEDAS DE INFORMACION EN CUBA A CARGO DE AMIR VALLE
AMIR VALLE (Cuba, 1967)- Licenciado en comunicación social. Escritor, escritor, guionista y critico literario. Autor de los libros: Tiempo en cueros ( Cuentos, 1988), Yo soy el malo ( cuentos,1989), En el nombre de Dios ( testimonio, 1990), Con Dios en el camino ( testimonio,1998), Ciudad jamás perdida ( novela, 1999, Suecia), La danza alucinada del suicida ( cuentos, 1999), Manuscritos del muerto ( cuentos, 2000), Las puertas de la noche ( novela, 2001, España, de próxima aparición para Puerto Rico y los Estados Unidos), Si Cristo te desnuda ( novela, 2001) Muchacha azul bajo la lluvia (novela, 2001) y Bravísima demencias: La narrativa cubana en los 90 ( ensayo, 2001) Ebooks de sus novelas Si Cristo te desnuda y Muchacha azul bajo la lluvia pueden encontrarse en Internet en la Editorial digital novalibro.com. Ha obtenido los más importantes Premios Literarios de su país, así como otros en España, Alemania, Colombia y República Dominicana. Fue director de la revista Electrónica Letras en Cuba ( 2000-2001).
A TÍTULO PERSONAL

Es una idea surgida a partir de la desaparición de la Revista Electrónica LETRAS en Cuba, que transmitió más de 30 números, desde mayo del 2000 hasta marzo del 2001, ofreciendo información diversa sobre la Literatura cubana escrita en Cuba o fuera de la isla, con la intención de establecer un puente más que permitiera a la intelectualidad cubana unirse en el amplio ámbito de la cultura, por encima de criterios, divergencias y filiaciones religiosas, políticas o estéticas. Letras en Cuba llegó a convertirse en un mecanismo de información fresca sobre el tema y en mi carácter de director recibí el agradecimiento de intelectuales de todo el mundo, entre los cuales se cuentan premios Nobel, Cervantes y otros importantes escritores y estudiosos de la Literatura de distintas generaciones.

Con la desaparición de Letras en Cuba por razones ya explicadas a nuestros destinatarios, siguieron llegando mensajes y comunicaciones apostando por la continuidad del boletín y, como siempre, preguntando, buscando información sobre nuestra Letras. Con ese propósito, el de responder esas interrogantes que siguen llegando, es que idee A Título Personal, que no es un boletín, sino un sitio personal y gratuito en el espacio cibernético donde usted puede preguntar, indagar, completar algún trabajo, buscar datos que le sean necesarios para sus investigaciones, solo tiene que escribirme y preguntar. Solo de ese modo estaré cumpliendo un sueño que no abandono: que Letras en Cuba no muera hasta que alguna vez pueda volver a ver la luz.



AMIR VALLE


EDITORIAL

"...acá, en España, algunos escritores llegan a convertirse en dioses que osan incluso guiar los criterios políticos de la gente simple y me dicen que en Cuba el escritor es protagonista de la sociedad"
Clara Mantiel de Haro, Madrid, España.

Es difícil, Clara, determinar hasta qué punto es real el protagonismo del escritor cubano en la sociedad actual, aunque sea cierto que un grupo de facilidades culturales permiten la existencia de espacios para que los escritores cubanos "se vean". Visto de un modo pragmático, por el simple hecho de realizar el oficio peor remunerado de las artes y el de menos posibilidad de promoción, los escritores vienen a ser la Cenicienta de las bellas artes. Con los pies puestos en la tierra, se puede afirmar que en un país donde el analfabetismo no existe en los grados alarmantes en que es visible en otras naciones, se supone que el escritor tenga un público mayor. Afirmarlo de ese modo sería categórico y falso. Veamos algunos ejemplos:
Protagonista llega a ser, y sólo en cierto modo, el pintor exitoso que vende bien sus cuadros, expone en algunas galerías donde hasta el público menos preparado puede admirar sus obras (aunque exageran quienes dice que en Cuba hay una cultura de asistencia a las exposiciones de artes plásticas). Ese artista plástico, sin embargo, se convierte en protagonista de un sueño consumista que cada vez agobia más al cubano cuando uno los ve en sus flamantes carros modernos (hipercaros, por cierto) por una ciudad llena de autos de mediados del siglo pasado, o puede encontrar sus estudios y galerías personales en barrios turísticos, o los descubre viviendo de pronto en hermosas casonas donde el lujo acompaña el gusto de las bellas colecciones de cuadros que poseen.
Protagonistas llegan a ser, y también sólo en cierta medida, los periodistas de la televisión con espacios fijos en la semana, los que aparecen en los noticieros, y, en algunos casos, los que escriben en periódicos diarios o trabajan para la radio, sin que lleguen a convertirse nunca (por causas demasiado largo de explicar) en esos "líderes de opinión" tan conocidos en los medios de prensa de otros países.
Protagonistas llegan a ser, en una medida superior a los anteriores, los actores del teatro, la televisión y el cine, por su intensa presencia en telenovelas, espacios dramáticos y humorísticos, puestas de teatro éxitosas, películas taquilleras (y en Cuba sí se puede hablar de un amplio público fanático al cine), convirtiéndose en modelos que generalmente cambian o imponen modas, sistemas de opinión (generalmente de carácter transitorio y muy fugaz) sobre el tema tratado en las obras, pero más nada.
Protagonistas de primera importancia llegan a ser, a veces de un modo irracional, los músicos de las orquestas populares (aún incluso los de pésima calidad, que abundan), cambiando o imponiendo al pueblo común el sueño por esgrimir ciertas modas, fraseologías, estilos de vida, y, cosa esencial, las cosas que pueden lograrse cuando se tiene la posibilidad del conocido "faster" o chance de viajar frecuentemente al exterior con el consabido mejoramientos de algunas condiciones básicas de la vida cotidiana.
Para los escritores resulta más complejo. Existe un público lector, acostumbrado incluso a lecturas nada fáciles como el ensayo, la escritura científica, la literatura histórica. Existe incluso un amplio lector de poesía. La pregunta estaría en ¿qué protagonismo puede alcanzar un escritor cuando sus libros rebasan apenas el millar de ejemplares, sin siquiera el derecho a reedición si se agota la obra?, o ¿qué protagonismo puede tener si esos mil ejemplares son concentrados en algunos aislados eventos que legitimen y justifiquen el trabajo editorial de una institución en vez de buscar un sistema de distribución / promoción (en el cual el autor tenga un protagonismo real y participativo) que garantice que el libro llegue a donde sea más esperado? Por otro lado, la contradicción de una idea que pretende convertir a Cuba en el país más culto del mundo, con un bien pensado programa de televisión educativa diaria, junto a la implementación por otro lado de programas televisivos que fomentan la banalización de la vida cotidiana, donde lo importante es aprenderse las canciones de moda del cantante de éxito y, por otro lado, un sistema educacional que exige cada vez menos a sus estudiantes el interés por la investigación en los libros y por lectura misma (entre otras muchas deficiencias, simplificaciones y manipulaiones), echan por tierra la verdad de la existencia de ese público lector que, por todo lo dicho antes, siente menos interés por leer. Contradicciones nunca faltan, como se ve.
Salvo la inclusión de espacios culturales televisivos, en los últimos meses, basados en la obra literaria y no en sus autores, y la creación de un "Canal Cultural" (con propuestas realmente interesantes y donde la literatura -- y sus protagonistas, los escritores -- sigue siendo una "dama de ocasión") nada puede hablarse del protagonismo de los escritores en la isla a nivel social. A un fenómeno literario de amplio gusto popular como las novelas policiacas de Leonardo Padura, no se le ha dado la cobertura informativa necesaria, y al propio autor se le cierran ciertas puertas por ser amante de decir verdades que a veces duelen en los medios que él bien conoce. Jamás se le pregunta a un escritor (salvo a aquellos que de algún modo pertenecen al status oficial por sus cargos oficiales, políticos, culturales, etc; y aún así son muy pocos) por asuntos de primera importancia en el país, como sí sucede casi cotidianamente con actores de televisión, músicos y deportistas. A los autores cubanos que triunfan en el exterior, especialmente a los que escriben sobre la riquísima realidad cubana, se les mantiene detrás de un muro de donde sólo algún hecho fortuito inevitable podrá sacarlos. En los periódicos cubanos se perdió hace muchos años (quizás desde la experiencia de Lunes de Revolución) la costumbre de que los escritores tuvieran su columna de opinión, como sí se estila en muchos otros países.
Estamos en desventaja. Un amigo, también escritor, asegura que la causa es bien sencilla: "En Cuba, el músico sólo se propone que la gente mueva los pies y las caderas dispuestos al baile; los pintores anhelan colgar sus cuadros en galerías internacionales y obtener dinero con cierta belleza que sólo es agradable a los ojos en el momento en que se mira el cuadro; los actores sueñan con hacerlo bien y que luego en la calle el cariño de la gente les traiga el mejor premio: el aplauso. Los escritores, sin embargo, incluso los más asépticos, sólo sueñan con que sus obras pongan a pensar, hagan reflexionar a las personas". Sobran las palabras.
Ni siquiera los escritores que gustan de salir en las manifestaciones, hablar en las tribunas abiertas, participar en las mesas redondas convocadas regularmente por asuntos relacionados con la política del país y la problemática internacional, ni siquiera esos pocos, que participan en esos escenarios de protagonismo cotidiano y regular, llegan a ser protagonistas. Cuando terminan de hablar, por sincero o hermoso que sea su discurso, si alguien del público pregunta: "¿y ese que habló, quién era?", la respuesta es bien simple. "No sé... un escritor...creo".

DE LA POESIA

"(...) He leído en informaciones culturales sobre la isla sobre un premio internacional de poesía, el Nicolás Guillén, y ahora veo acá una publicidad de otro concurso también con ese nombre y también internacional. ¿No es eso una contradicción dentro de ese "pensado programa cultural" del que se habla en algunos artículos publicados en Cuba?...(...)"

Miguel Mayor, periodista, Guadalajara, México.

Estimado colega:
Primero quiero agradecer su fraterna carta y sus hermosas consideraciones sobre la actualización que recibía de la literatura cubana gracias a Letras en Cuba.
En segundo lugar debo darle mi criterio: ojalá existan no dos, diez concursos que honren el nombre de Nicolás Guillén, y especialmente, que publiquen el libro premiado y paguen tan bien como pagan esos dos a los que Usted, muy bien, se refiere. Le explico.
Gracias a un grupo de escritores cubanos residentes en México y a instituciones culturales de ese hermano país, comenzó a convocarse el Premio Internacional de Poesía "Nicolás Guillén", cuyas bases y otros datos puede Ud. obtener escribiendo a quien me parece su más destacado promotor, en lo que a su promoción en Cuba se refiere, el poeta y periodista cubano Agustín Labrada: asere28@prodigy.net.mx
Hace exactamente dos años, es decir, cuando ya existía el "Guillén de México", como lo llamamos acá en Cuba, el Instituto Cubano del Libro convocó su Premio Internacional de Poesía "Nicolás Guillén" que en su primera edición ganó el poeta, crítico y ensayista cubano Roberto Méndez, con el libro Viendo acabado tanto reino fuerte y que en esta segunda convocatoria obtuvo el poeta Sigfredo Ariel con su libro Manos de obra.

Como ve, son dos premios distintos y convocados, además, por países e instituciones diferentes.

*****

Esta interesante información continuará en el próximo volumen de la Revista Confederación Literaria de Puerto Rico y quisiera darle las gracias al amigo Amir Valle por hacerme llegar dicha información tan amena e interesante. Espero en lo futuro seguir compartiendo con este hermano de Cuba y extenderle una cordial invitación a la Revista Confederación Literaria de Puerto Rico. Iván Segarra Báez- director.









Imagen
Puedes escribir un titular.
Del Campo soy, de aquel, que a oscuras me siento triste pensando siempre en mi intimidad o en un pasado oscuro que tan fuerte el destino me hizo enfrentar.
El Campo, sí, es el campo unos de los lugares o zonas urbanas del Municipio que forma la Ciudad donde habitan personas, animales y cosas en desolación; muchos, pasando hambres, sin ir a la escuela, pa’ donde estudiar.
Es tan fuerte que el habitat del Humano, sea el Campo, aquel que en las noches, solo brilla la estrellas, de un día mas, que no esté nublado, y que rellena el alma de los campesinos que viven ahí.
Son tantas las cosas, que se ven en el campo de la Naturaleza viva que Dios duró 6 los días para crear el Universo Unido de Paz y de amor.
El campo describe las tradiciones, las fortalezas de un buen vivir, si te vas pa’el campo a vivir tranquilo veras claramente las líneas de un excelente bienestar , porque veras únicamente que en el campo, los Seres Humanos, pasamos la Vida y en ocasiones ni cuenta nos damos.
Del Campo soy, soy de mi Tierra, aquella Hermosa, que desde Chiquito me vio nacer, es el Campo, mi fuente de inspiración la que de veras me empuja a vivir en armonía con mis paisanos de toda ilusión.
La Paz en el Campo.
Si de un lugar se trata de encontrar la Paz verdadera para todos los Humanos, del Campo no nos podemos escapar,
es una zona de clara armonía, tradiciones antiguas del Pueblo y es la zona, de toda la Eternidad.
No es lo mismo, el Campo que la Ciudad, ya que en este Ultimo, las Personas se ven sometidas a diferentes preámbulos de distinción, clase y parte de la “Sociedad” es decir, que tienen que mantenerse siempre los mismo estímulos de la gran ricura de ellos.
Sin embargo, si hay que hacer distinciones, los Campesinos, no le interesa el día, la tarde o la noche para vivir con las personas, si viven con gentes son las que habitan en su casa, simple y llanamente, porque esos Humanos, llamados “Campesinos” se apiadan de los demás.
Su mayor creencia, es Dios,
su mayor Obstáculo, superarse,
Muchos, que salen del Campo llegan a ser alguien en la Vida Histórica de la Sociedad, mas llegan los que se quedan en territorio Campesino, quienes ayudan con fuertes medidas a levantar la economía del país, haciendo las obras, sembrando yautía así se levanta una Nación.
El campo, es sin lugar a dudas, la Paz del Mundo, el lugar en donde nunca se ha sabido de grandes ataques de los grandes malucos de la Humanidad.
Los Campesinos y su Historia.
El Campo y la Historia Dominicana, si hablamos de esto vemos aislados las maldiciones que muchos de ellos han tenido que vivir.
En 1937, un año, que para los Campesinos Cañeros de la Zona Sureste, San Pedro de Macorís la capital de todo el Este, fue tan cruel, como el 11 de septiembre, para los Ciudadanos, viviente en la capital del Mundo, Nueva York.
Trujillo, unos de los dictadores mas grandes en destrucción del Caribe y porque no del América Latina, en el campo mandó a matar a mas 50,000 campesinos haitianos, que día tras día trabajan en la producción cañera de la nombrada Provincia de Macorís del Mar.
Los campesinos, los pobres, por no saber hablar y nervioso ponerse al ver las grandes figuras de la Historia que se extiende por verdadera ¿Paz y amor?.
¿Campesinos?
Podemos decirle así, por su manera de vivir, es decir su gentilicio, sería campesinos, pero es mejor decir soy campesino y no asesino.
Soy campesino, aquel que levanta la patria y no vivo con la Gente, sí soy del campo y...Peor tu, que te engañas con fantocherías de lo material.
El Campo, es el lugar olvidado,
producción mas bella, que solo la toman por necesidad.
El de las mil promesas, por los grandes de la Ciudad.
Pena,
que directamente llegan a esos municipios campestre, en busca de votos, y a la hora de ser alguien importante siempre pierden la memoria y el campo, sus hijos, nunca ven el esfuerzo cumplido.
Enfoca el cierto y único desarrollo de la Ciudad.
Es en él,
que veo como va involucrándose mi Tierra, teniendo grandes socios comerciales y si no hubiese sido por los ignorados sectores, no tuviera una Soberanía nada.
El Campo y su gente
El campesino suele andar en él.
Es un labrador de primeras denominada desde alante, como campestre de la zona rural que vive rústicas costumbres y ahí, en el campo perfecciona una dicha que aunque fuerte enviada por Dios.
Cultiva,
Si no lo hace, el tal no lo es.
Labriego,
Que por medio de ser: “Hombre de Campo”, se gana el mérito del cuidador del Campo, y no es redundancia.
Campesino Dominicano, que llevas a la Ciudad las frutas mas buenas.
Campesino de mi paisana, que llevas frutas, maduras.
¡Monta’o a Caballo!
Felices los dueños,
que tienen su casa, su casa de campo, solo, la recuerdan cuando se aproximan a ella.
Si no lo sabes,
pues yo te contaré, versos, que tienen significado, libre del corazón.
El terrero extenso, fuera de poblado, es el campo.
Podemos definirlo de manera distinta, Tierra laborable, que sin ella no había nación.
Es en los sembrados, donde encuentro Paz cierta, Paz verdadera, pero qué hago, con tener paz y el alma destrozada, mas los del Campo, alma feliz y paz internan posee.
Moradores campesinos, de fuerza y comprensión, habitados humildemente sin una mayor recreación.
Fueron los campesinos “Taínos” que recibieron a Colón. hombre civilizado descrubridor de la ilusión.
Historias sabidas, son mas del campesino, con sucesos de fitción, que un asesino en serie que murió sin comprensión.
Empleos absurdos, del Campesino
-Lo Mango ‘tan vajito.
-po toma 2 José.
Era el diálogo, mal hablado de 2 campesinos, auspiciando el intierro de una Fértil Tierra, que entró la sequía, que es significado exacto de trabajo en bano, pa’ los que laboran en los bateyes del país.
Afecta,
fuertemente a los de la población rural, que llamamos los del campo.
Si es caña,
no hay azúcar.
Ganado vacuno,
no hay queso, leche y carne.
Seres, que viven en el Campo.
El campesino, expresa el folclore de las tradiciones, de un país,
Podemos, ver, en prosa, el escrito, que a continuación leeras, sobre las grandes diferencias que encuentras en el campo, que en la misma ciudad.
El campesino,
no olvida su coladora de café,
la ciudad,
su cafetera eléctrica o su greca.
El campesino,
su cuadrada silla de 4 patas y cubierta de soga.
La Ciudad,
sus mesedoras de fibra de vidrio.

Los del campo, nunca olvidan su pilón tan grande, como los camiones Struck-Storm de niños, mientras que los ciudadanos sus productos especiales para triturar los alimentos y vegetales.
El anáfe y su baño e’ María para darle el gusto especial, todo diferente si no es estufa o Microwave no sabe a nada.
Referente a este punto,
el campesino,
con su leña y su carbón,
los de la ciudad,
con gas propano natural.
El campesino,
con un cachimbo cacero,
la ciudad,
con tabacos importados.
Los del campo, no viven pasado, si no siempre presente, con sus ropas de tradición,
la ciudad, se modifica, con cada moda de algodón.
No conoce, el buen vivir, el sector rural.
Hay ironías, los de la zona urbana duermen con aire acondicionado o abanico central, los del campo, simplemente con un aire natural.
Son maestros constructores sin tener que estudiar, instalan y reistalan cada vez que llueve las chozas de por ahí.
Si llueve, le hace bien a la sequía, pero sufren mas y mas, porque si encampa fuera, llueve, lluve dentro cada vez mas.
¡Pobre! ¡Pobre! de ellos, de los que tienen corazón, niños, mujeres y hombres, a luchar por un bienestar mejor.
Leyenda, es la que mezclan realidad y fantasía.
En Dominicana, la Ciudad Primada de América, una leyenda que le ha costado la vida y el sueño a muchas personas, como, de forma, tal, La Ciguapa, de los hechos.
Es la Ciguapa,
mujer campesina, vestida con las tradicciones de mi país, detrás los pies, como una Sirena, después de luchar en la zona rural, murió por las manos de un pueblano.

He visitado el campo y el sol,
el canto de las mariposa me ha ilusionado a ser de esa zona, pensar y desde mi almohada meditar que la Vida, es simplemten Humana.

He sido del Campo y aún me falta mucho por reglosar, vivimos en un Mundo en llanto, pero el campo es de Paz.
Y con apócopes, pleonasmo, son felices rodeado de chinas, toronjas, yautíam yuca pa’comé.
Tratamos del campo y lo diferenciamos de la Ciudad, buen corazón será el que crea mas en Jehová.
¿Dónde están los Campesinos que por su producción campestre hacen rica la nación?
¿Do se encuentra el alma destruida y feliz, en parte de los campesinos que habitan sin luz?
¡Simbolismo inédito!
Están dentro de los humanos, que respiran audazmente por conseguir.
No...de invecciones dispersas, te conozco mas, en el campo sumiso y de muy pocas y renovadas alegrías.

No sé si es fábula, pero la piel mimada del campo se aproxima.
El campesino,
no tiene tantos los pleitos como las mil proesas de un salto al destierro.
Si en la ciudad se desata un desastre,
jamás termina en horas preimaginadas.
Del campo, del lugar donde las cosas se aislan de la tempestad.

El Conuco.
que atraviesa el mar, la luna, el sol y las estrellas.
Lugar que se le tipifíca al campo en la Dominicana República.
Bella mujer de Conuco,
el viento sopla, se mueve tu pelo,
el agua voltea te mueres de miedo.
Tantas historias que guardas, como si la fuerza armada viviera sobre sí.
En el conuco, del campo, justifican las bondades de una zona que aún pide auxilio,
el campó está destruido en las ultimas vertientes.
¡Cuántas gentes vi caer!
Por luchar con gran faena en el campo nacional y en cosechas con firmezas.
Y que nunca logran nada,
pa’llegar a la ciudad y no auspician sentimientos de una altura incontrolable.
¿Do el conuco victorioso alcaza fama ciudadana,
ante el punto fijo t debil de la Nación Dominicana?
Es dentro de los Humildes, los que están la paz interna, cada humano enfrenta guerra de palabras o de armas.
Campo que naciste,
nunca te he de olvidar recuerdas con talento, imposible fracaso productil.
Café del Campo.
¡Qué llueva Café del Campo!
decía Juan Luis Guerra, que llueva que llueva café del campo, campo prodigioso, prodigio de esperanzas.
Vamos a cantar,
en las noches del campo,
vamos a entusiasmar,
al pueblo campestre.
Bailaremos todos, con cuartetas buenas y así elebamos la fortaleza Humana.
-Compai,
Seguro que no buscan mas la gran destersorias de amor y paz.
Por ahí, vi pasar una gran Lechuza, mañana aparece que son 2 los muertos, por ese pájaro campestre de mala guero.
¿Qué música imperdonable se escucha en el campo?
Sí, de que se escucha, se escucha, pero una natural.
Las cármenes es, aunque no lo creas, fácil puede resultar parecer, la casa con jardín del campo, ¿Jardín?, te cuestiona interminablemente eso,
la belleza comienza en el campo.
La conocí en el campo,
con su traje de aterciopleado y una rosa azul que aparentaba un rostro bello.
Quisiera ser amor de conuco,
el carro que te transporte,
el mercado que te abastesca de frutas,
tu fuente de inspiración,
tu infinito amor.
Te contaré algo,
soy tan feliz, estando en el campo.
Me siento como un niño con su mima.
Te abro mis vientos, como naturaleza viva y precoz.
Tengo un primo, una hermana y una tía que va en yola,
te quiero mucho a tí, linda y hechicera.

Campo, campito, campo de lagunas; con cármenes vivas, con hojeadas silvestre.
Se levantan bien temprano, florece la esperanza. los cafés tan oscuro como el día que amanece.
Son las 5, 5 de la mañana, exacta hora pa’ podé despertarse. En el campo de todos, los Humanos Vivientes.


" Al Campo Dominicano "

Y mientras la Nación celebra,
el sudor inalcansable del Campesino
mas sufro yo el dolor,
insuperable de su valentía brava.


Luperón tiene una hacha,
que la afiló en la cocina,
quiere cortarte las penas,
que te atormentan todo el día.


Apagado el campo está
reflejos de luz, a la diestra
de la Noche se vio caer,
zumbando el inmenso mar.


Y... mientras los campestres dormían,
con sueños e ilusión,
a pasito lento, les rodeaba la muerte
por todo el alrededor.


Sale una llama, dolor supremo,
de una fuerte oleada,
se desbaratan el esfuerzo
de hombres y mujeres.


Do la Patria, se siente muy triste,
apagada la historia y su gran ideal,
¡Pobre de esos que lucharon en bano!


Con los pelos erizos,
vértigo y destrucción,
decénas de seres quedaron quemados
en el sureste campo de amor.



Ésto que veras a continuación,
del sentimiento y de lo que en sucesos puede pasar:
Campesino eres,
y bien lo pareces,
ya que se destaca
con tu humildad.


Él es campesino,
se les ve en la cara, porque
ayuda al mundo y no sabe de lingüistica.



¡Cuántas gentes vi caer!
por luchar con gran faena,
en el campo nacional y
cosechaban con firmeza.

Y que nunca logran nada
pa’ llegar a la ciudad y
no auspician sentimientos
de altura grande e incontrolable.


¿Do el conuco victorioso
alcanza fama ciudadana
ante el punto fijo y claro
de la Nación Dominicana.


Es que si tu vives en el campo
observaras las flores
aquellas que te ayudan
como angeles de Cristo.


Ojála, que no pierdas
la constante sonrisa,
el lucero de rostro y
lo hechos actuales.


En el Campo floreces,
en el campo te ríes
en el campo te inspira
hasta el día de tu muerte

¡Hasta el día de tu muerte!
¡Hasta el día de tu muerte!
no verás que la vida,
tendrá mas sentidos opuesto.












































Imagen
Puedes escribir un titular.
Esta es la página principal. Puedes modificar este párrafo realizando diferentes operaciones con él, como por ejemplo, editarlo, moverlo, copiarlo, eliminarlo...
     
     
   
Escríbeme
Para más información